Familia brasileña rompe costoso jarrón porque un niño se atoró en el

Por: || || Hora: 2:50 p.m..
brasil, video, viral, insolito, jarron, travesuras, nino,
Familia brasileña rompe costoso jarrón porque un niño se atoró en el / El Siglo

No cabe duda que los accidentes pasan, especialmente cuando tienes niños en casa y se les ocurre hacer travesuras; como sucedió con este pequeño que se quedó atrapado en un jarrón después de que se le ocurrió la brillante idea de ponerse a jugar con el objeto.

Como todo pequeño curioso, el niño jugaba tranquilamente en esta pieza decorativa, cuando se dio cuenta que ya no podía salir del jarro decorativo de barro; desesperado al darse cuenta que le era imposible sacar sus hombros a través de la boca del jarrón, comenzó a gritar.

Pronto, su familia asustada acudió al rescate, se encontraron con algo completamente digno del récord Guinness y de aparecer en el compendio de las peores travesuras que los pequeños cometen cuando nadie está al tanto de sus alocadas acciones.

De acuerdo con el medio Daily Mail los hechos ocurrieron en Amazonas, Brasil, donde la familia tuvo un ataque de pánico al ver al niño de seis años atrapado en el jarrón decidieron tomar medidas desesperadas para poder rescatarlo.

Así pudieron rescatar al menor 

A pesar de que todo parece indicar que al pequeño le resultó muy fácil hacerse caber por la boquilla de la vasija, la realidad es que para salir ya no tuvo la misma flexibilidad, especialmente en los hombros, ya que el espacio era demasiado estrecho.

Te puede interesar:  Brasil: Padre sufre ataque de risa en plena misa y se hace viral

Afortunadamente la travesura terminó en risas y burlas, puesto que a la madre del menor se le ocurrió romper el jarrón con un martillo. Así que al comenzar a destrozar la parte superior del objeto, el menor pudo salir sin mayor problema del jarrón colorido.

Una vez que resolvieron ese tema, la abuela del chico le hizo burla e incluso le cobró la pieza, pues aparentemente era una reliquia familiar con un costo bastante elevado. Con el rostro desencajado y lágrimas escurriendo por sus mejillas, el niño salió ileso.

tags: