TN8

4 de Mayo Día de la Dignidad

Alvaro Martínez Quiñónez / MS4M

A lo largo de nuestra historia muchos hombres y mujeres valientes han luchado y entregado su vida por defender y recuperar la Dignidad de nuestra patria, dignidad que muchas veces se vio pisoteada y robada por intervenciones extranjeras y aprobadas por los Malos hijos de Nicaragua los cuales vendieron y entregaron nuestra soberanía y dignidad por sus ambiciones personales y económicas, los cuales a lo largo de nuestra historia llevan los mismos nombres y apellidos, estos quienes por unos cuantos dólares venden, entregan y pisotean la Dignidad de todo un pueblo. Recordemos los entreguistas y vende patria tienen y tendrán siempre los mismos apellidos.

A todos nuestros héroes que entregaron su vida por este país les decimos que seguimos luchando por nuestra preciada Dignidad. Todos esos años de luchas, de sufrimiento por ofrecernos y regresarnos nuestra patria no fueron en vano.

Aquí estamos los que aún seguimos creyendo y luchando por nuestro pueblo, por defender nuestra patria de los Malos hijos de Nicaragua.

A poco tiempo de celebrarse las elecciones en nuestro país compañeros los exhorto a todos a que nos unamos y luchemos para seguir construyendo una patria Digna y soberana. El llamado es a seguir las enseñanzas de nuestros héroes y mártires que con mucho honor y sacrificio defendieron esta patria linda.

Por más viviendas dignas, por más empleos dignos, por más salud digna, por más carreteras dignas, por más proyectos que dignifican a cada uno de nuestros hermanos nicaragüenses, en estas elecciones votamos en la única casilla que ha logrado rescatar y luchar por la Dignidad de nuestra Nicaragua, votamos por una Nicaragua Digna y soberana en la casilla del Frente Sandinista de liberación nacional.

Y recuerden hermanos Nicaragüenses en nuestra unión está la fuerza y la victoria. La dignidad no es negociable.

¡Viva Sandino, viva Nicaragua libre y digna!
¡Viva la unidad de todos los pueblos de américa latina!
¡Fuera los vende patrias y entreguistas!
¡Aquí no se rinde nadie!

Salir de la versión móvil