Su abuelo la violaba y cuando quedó embarazada la obligó a abortar

Por: || || Hora: 7:41 a.m..
reino unido, gales, violacion, aborto, mujer, abuelo,
Foto: la100

Aunque el abusador sexual de Charlotte Wade de 22 años estará en la cárcel durante 25 años, las heridas todavía siguen abiertas.

Raymond Hodges de 73 años quien es su abuelo, la violentaba desde que era una niña de 5 años y desde el 2018 se encuentra purgando condena impuesta por la Corte de Cardiff.

La mujer oriunda de Barry, localidad de Gales fue a denunciarlo en noviembre de 2016 y el año siguiente su abuelo fue sentenciado a prisión.

Charlotte Wade decidió romper el silencio y declaró sobre el abuso sexual. "El dolor es insoportable, me dijo que que es lo que los adultos hacen", comentó.

Te puede interesar: Sujeto que mató a su esposa por negarse a tener sexo, muere en prisión

Raymond Hodges es el padre del padrastro de Charlotte. Él vivía en Essex pero viajaba a la casa de Charlotte una vez al mes para quedarse con la familia durante un par de semanas. En 2002, cuando Charlotte apenas tenía 5 años, Hodges se ofreció a cuidarla mientras su padrastro y su madre estaban en el trabajo.

En ese momento, Charlotte estaba encantada. “Amaba a Raymond como si él fuera mi verdadero abuelo. Siempre me traía chocolate cuando lo visitaba. Pero ese día, Raymond fue diferente y me preguntó si sabía besar como un adulto”, recordó la joven, y agregó que “cuando dije que no, me besó en los labios. Después, me dijo que era nuestro secreto. A partir de entonces lo haría cada vez que estuviéramos solos”.

Pronto, ella comenzó a temer sus visitas. En 2003, cuando Charlotte tenía seis años, Hodges se mudó a Barry para estar más cerca de la familia. “Me obligaba a tocarlo y tocaba mis partes privadas. Me amenazó con lastimar a mis hermanos si se lo contaba a alguien. Estaba desesperada por protegerlos, así que me quedé callada”, declaró Charlotte.

Cuando ella tenía 7 años, Hodges la llevó a su apartamento y la violó. “El dolor era insoportable. Me dijo que esto es lo que hacían los adultos. Después, me compró dulces de la tienda como si nada hubiera pasado. Me sentí atrapado”, dijo Charlotte.

La primera vez que ella se negó, él le dio una patada en el estómago. La segunda vez, la obligó a poner una mano en agua hirviendo.

Pero lo peor llegó cuando Charlotte cumplió 12 años. Ese año quedó embarazada. “El abuelo me estaba abusando tan regularmente que se dio cuenta y me obligó a hacerme una prueba de embarazo. No me dejó ver los resultados y no se mencionó nada durante unas semanas”, contó sobre el duro momento que atravesó a tan temprana edad.

El mes siguiente, Charlotte estaba en el departamento de su abuelo cuando apareció con un amigo de él y la inmovilizaron. “Estaba aterrorizada y pensé que me iba a violar. El abuelo apareció con un percha para realizarle un aborto clandestino. Sentí que iba a morir”, dijo Charlotte.

“Después me dijo que ya no estaría embarazada, luego me dejó sangrando en el suelo”, contó.

Cuando llegó a la adolescencia, los abusos se hicieron menos frecuentes, y cuando Charlotte tenía 14 años, su madre discutió con Hodges y él dejó de visitarlos, pero ella nunca se sintió segura: “Sufrí terribles flashbacks y me hice daño. Intenté terminar mi vida varias veces. Me di cuenta de que el abuelo debía ser castigado por lo que me había hecho”.

En noviembre de 2016 lo denunció a la policía. En julio de 2017, Raymond Hodges fue acusado de 24 delitos contra Charlotte. Se lo declaró culpable de un cargo de violación de una menor de 13 años, un cargo de agresión sexual a una menor de 13 años, agresión a una menor e incitarla a participar de actividades sexuales. Incluso el cargo por uso de un instrumento para procurar el aborto.

El juez Philip Harris-Jenkins dijo que Hodges no había mostrado ningún remordimiento por lo que llamó “la campaña de abuso sexual más depravada y horrible” y ordenó el encarcelamiento de Hodges durante 25 años.

reino unido, abuelo, violacion, aborto,

“Cuando la policía me dijo, me caí al suelo sollozando. Hablar me ha ayudado a seguir adelante con mi vida, y quiero instar a los demás a que hagan lo mismo. Mi abuelo enfermo puede haberme privado de una infancia feliz, pero me niego a dejar que me arruine el futuro. Estoy desacelerando reconstruyendo mi vida. Y es útil saber que se está pudriendo tras las rejas, y que mi evidencia me ayudó a ponerlo allí”, finalizó Charlotte.

tags:

Ojo (Perú)

Ojo (Perú)

.