Pikineras trabajan arduamente para el sustento de sus familias

Por: || || Hora: 10:25 a.m..
nicaragua, pikinera, cayos, caribe, pesca, economia,
Foto: TN8

Mujeres de los Cayos Miskitos, en el Caribe Norte de Nicaragua, emprenden negocios que les ayudan a llevar el pan diario hasta la mesa de sus hogares.

Con mucho esfuerzo las mujeres trabajadoras de los Cayos Miskitos compran y revenden mariscos para llevar el sustento a sus hogares.

Lee también: MARENA e INAFOR presentan informe sobre actividades ambientales

Las Mujeres Pikineras o trabajadoras del mar se encuentran organizadas en tres principales Cayos del Caribe Norte de Nicaragua, entre ellos Cayo Miskito, Maras y Daymans; comprando y vendiendo mariscos. En su mayoría son provenientes de las comunidades de los litorales del Caribe nicaragüense.

nicaragua, pikinera, cayos, caribe, pesca, economia,

Alejando Pereira, gerente general de la empresa pesquera Mar Azul, expresó que “si yo como empresa me pongo a comprarle directamente a los buzos, dejo sin comer a los contratistas y a las Pikineras. Aquí las Pikineras son de las comunidades y se vienen con los pescadores a trabajar, generalmente todos son familias y esa es la característica de la pesca artesanal”, comenta Pereira. 

Esfuerzo de mujeres trabajadoras

Es meritorio reconocer la gran labor que ejercen estas mujeres trabajadoras de los Cayos, quienes con mucho sacrificio han sabido sacar adelante a sus familias.

Bronilda Baldeáramos, trabajadora del Cayo Daymans, refirió que tiene "cuatro años que llegué a este cayo, y junto a mis compañeras trabajo comprando y vendiendo langosta".

“Yo inicié comprando y vendiendo mariscos, hoy por hoy cuento con mis propios materiales para trabajar, tengo una casa donde instalé una pulpería y vendo de todo un poco”, agregó por su parte Juliana Torres, también trabajadora del Cayo Daymans.

nicaragua, pikinera, cayos, caribe, pesca, economia,

Muchas iniciaron comprando mariscos a los buzos y posteriormente lo vendían a las empresas pesqueras a un precio mayor, ganándole algunas córdobas por libra.

En algunas ocasiones estas mujeres tienen que competir con compradores que llegan de otros lados a comprar mariscos, ofreciendo mejores precios.

Muchas de ellas que se han convertido en empresarias, ahora cuentan con sus lanchas, nasas y equipos completos para aprovechar los recursos marítimos.

tags: