A 20 años del femicidio de Natalia Melmann, familia pide justicia

Por: || || Hora: 3:46 p.m..
argentina, femicidio, natalia melmann, justicia, homenaje,
A Natalia le gustaba estudiar, amaba la vida. Foto / Twitter

A poco de cumplirse 20 años del brutal femicidio, secuestro y violación de la adolescente de 15 años Natalia Melmann, los padres, familiares y amigos harán este 4 de febrero una jornada homenaje, para recordar a la niña y para pedir una condena contra el cuarto acusado en el hecho, Ricardo Panadero.

En el comunicado que difundieron sus padres, los familiares invitan a que cualquier persona acompañe el pedido de justicia a través del posteo de una foto con un cartel bajo la consigna “20 años sin Nati", sumado a alguna otra reflexión personal sobre el tema.

En una entrevista con crónica.com.ar, el padre de Natalia, Gustavo Melmann, destacó que lo principal en el reclamo es que "se juzgue a Panadero de una vez por todas, que se investigue el quinto ADN o el quinto homicida en la causa de Natalia y también tener la posibilidad rendirle un homenaje a la vida de ella". 

Te puede interesar: Brutal femicidio: Mató a su mujer tras lanzarla a las vías del tren, Argentina

Asimismo, Melmann señaló que tanto la secretaría de Derechos Humanos de Nación, de la Provincia y el municipio de Miramar decidieron instalar un gigantesco cartel con la foto de Natalia, que tiene la consigna por la "Memoria, Verdad y Justicia" y un resumen del aberrante femicidio a manos de los policías de la provincia de Buenos Aires, que va a estar ubicada en la plaza de esa ciudad balnearia. 

"Ella siempre está presente. Tengo los dos recuerdos. El de su niñez, el de toda su infancia y el de la atrocidad, la búsqueda y el de haber encontrado su cuerpo, después la aberración que hicieron con ella", rememoró el padre de Natalia.

 

Por otra parte, Melmann aseguró que guarda en su memoria el deseo de se hija, quien soñaba con ser obstetra, pero que no quería dar a luz, sino adoptar, porque decía que ya había "muchísimos chicos en el mundo sin padres".

En la charla con este medio, el padre supo relatar el corto trayecto de vida que llevó su hija, quien había sido delegada estudiantil y abanderada varias veces en la escuela y recordó los cafés que tomaba con ella en cada desayuno.

Todas las mañanas se esmeraba por ser la mejor alumna y hacía un esfuerzo muy grande por eso", considero Melmann.

En cuanto al homenaje, Melmann indicó que se realizará un pequeño video con imágenes de Natalia, que recopila "los saludos de muchísima gente y de organizaciones de Derechos Humanos como Norita Cortiñas, Taty Almeyda, (Adolfo) Pérez Esquivel, familiares de víctimas de violencia institucional", que estará volcado en las actividades virtuales.

"La intención es tratar de cuidarnos y no hacer un acto o marcha, donde pongamos en riesgo la salud de nadie", afirmó.

Perspectiva de género

En el siguiente juicio, los familiares de Natalia exigirán que se lleve adelante con "perspectiva de género". Los reclamos y las jornadas de homenaje tienen el objetivo de recordar a la adolescente y para que "los jueces tengan en claro" que a Natalia "la tomaron como un objeto o una cosa y que, después de lo que hicieron, no tienen ningún problema" en continuar con sus vidas, como si nada.

Anselmini terminó la secundaria, otro bajó de peso, Echenique tuvo ocho hijos más y está perfecto. Suárez, como sádico perverso, se dedica a hacer kick boxing en la penitenciaría de Batán y es instructor. Lo habían expulsado de la asociación de karate por violento y ahora le están dando la posibilidad de hacerlo en Batán. Mientras tanto, ninguno de ellos asumió lo que hicieron", protestó Melmann. 

Por último, el padre de Natalia precisó que en agosto de 2022 los condenados le van a plantear al juez la posibilidad de obtener la libertad condicional.

El caso de Natalia Melmann

La menor de edad fue obligada a subir a una camioneta de la Policía bonaerense cerca de las 7 del 4 de febrero de 2001, y llevada a una casa ubicada en el barrio Copacabana, en el extremo sur de la ciudad.

Allí, "fue accedida carnalmente por vía vaginal, bucal y anal por varias personas", y luego, "con el inequívoco propósito de procurar la impunidad de la agresión sexual, la víctima fue muerta por asfixia, estrangulada con un lazo confeccionado con el cordón de una de sus zapatillas" y su cuerpo trasladado al vivero Florentino Ameghino, donde lo hallaron cuatro días más tarde.

También puedes ver: Sentenciado a 45 años de cárcel por haber matado a su mamá, EE.UU

Un juicio realizado entre septiembre y octubre de 2002 ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Mar del Plata derivó en la condena a prisión perpetua de los policías Oscar Echenique, Ricardo Anselmini y Ricardo Suárez, como coautores de los delitos de "privación ilegítima de la libertad agravada, abuso sexual agravado y homicidio triplemente calificado por ensañamiento, alevosía y en concurso de dos o más personas".

También fue condenado en esa instancia pero a 25 años de cárcel Gustavo "el Gallo" Fernández por su participación en el secuestro aunque esa pena luego fue reducida a 10 años.

Desde octubre de 2017, los tres policías condenados gozaron de salidas transitorias cada dos semanas, pero tras los reclamos de los familiares de la víctima, el Tribunal de Casación Penal bonaerense anuló ese beneficio un año después.

A su vez, en junio de 2018 se celebró un nuevo juicio, esta vez en el TOC 4 marplatense, a un cuarto policía acusado del crimen, Ricardo Panadero.

El hombre está imputado como coautor de los delitos de "privación ilegítima de la libertad por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal y por el concurso de dos o más personas, y homicidio doblemente agravado por haberse cometido para lograr la impunidad de los coautores de un delito anterior".

Los jueces del TOC 4, Juan Manuel Sueyro, Fabián Riquet y Jorge Peralta, absolvieron en ese proceso a Panadero porque consideraron que no pudo acreditarse la acusación y que "no se probó su coautoría en los hechos".

Este falló fue apelado por la Fiscalía General marplatense y por la fiscal de juicio, Ana María Caro, por entender que "existió una apreciación incorrecta del material probatorio" y que "se prescindió de elementos relevantes".

En la misma línea recurrieron la absolución los padres de la víctima y su abogado Federico Paruolo, al considerar que "se realizó un análisis sesgado y arbitrario de los elementos probatorios", en especial de una prueba de ADN realizada sobre un vello púbico hallado en el cuerpo de la víctima, que indicó que "se detectó compatibilidad con el análisis correspondiente a Panadero".

tags: